Archivos para el mes de: octubre, 2012

“El entendimiento, el gracejo, el Juicio, o como quieran llamarse los talentos del espíritu; el valor, la decisión, la perseverancia en los propósitos, como cualidades del temperamento, son, sin duda, en muchos aspectos, buenos y deseables; pero también pueden llegar a ser extraordinariamente malos y dañinos, si la voluntad que ha de hacer uso de estos dones de la naturaleza, y cuya peculiar constitución se llama por eso carácter, no es buena.”
Immanuel Kant.
Fundamentación de la metafísica de las costumbres

El spot de hoy es relativamente reciente. De hace unos pocos meses. Además es uno de los que mas odio de todos los que he visto en mi vida. De hecho, creo que Danone es el top one en el ranquing de empresas con menor ética en su publicidad. Los spot que he criticado hasta ahora eran cargas de profundidad con contenido ideológico en vez de comercial. Los de Danone son lo contrario. Están pensados para convencer a los consumidores que gasten su dinero con argumentos tan falsos como sibilinos (y posiblemente ilegales). Han hecho yogures para bajarle el colesterol a Manolo Escobar, contra la hipertensión, para los huesos de las menopáusicas, para “las defensas” de Nuria Roca, para el estreñimiento de Jose Coronado, etc… En fin, lecciones de “medicina naïf” que iré desgranando en el futuro.
Para empezar, lo que hace potencialmente ilegales estas campañas publicitarias es el hecho de que la legislación europea prohibe explícitamente otorgar propiedades terapéuticas a los alimentos. El reglamento del enlace anterior establece una serie de excepciones que los fabricantes deben justificar. No he encontrado a Danone en ninguno de los listados de excepciones. Supongo que será porque no he tenido la suficiente paciencia cuando les he buscado.
Pero aunque fuesen impolutos a ojos de la ley, hay algo que hace vomitivo este spot que traigo hoy. La falta de ética. Fundamentalmente por dos cosas.
La primera es el hecho de que el anuncio (y otros de la marca) pretende hacernos creer que el lactobacilo que usan para fabricar el Actimel (Lactobacillus Casei Immunitas) “aumenta las defensas”, cosa que no me creo . En el hipotético caso de que potenciasen la inmunidad humana (cosa que dudaré hasta encontrar un articulo científico serio que lo corrobore), eso no va a hacer que no estés cansado al final del día. A día de hoy, no hay evidencia científica de relación entre inmunidad y resistencia física.
La segunda es la cara dura que tienen aprovechando el sufrimiento de mucha gente para dar pena y vender más. En el segundo 13 dice el niño que narra el asunto que “no nos contáis las cosas porque son cosas de mayores”, dando a entender que el padre está en paro, como para inducir a comprar Danone por solidaridad. Me imagino las caras de los pijos con Audi y máster que crearon este engendro cuando en la reunión de turno alguien dijo “…cinco millones de parados es un mercado enorme por explotar…”. Estoy seguro, dado el éxito de Danone que sus directivos tienen el entendimiento, el juicio, el gracejo y la perseverancia en los propósitos a las que se refiere Kant en la cita del principio, pero los utilizan para forrarse a costa de los que no saben de microbiología alimentaria, ni de legislación europea ni de fisiología del sistema inmunitario.

Anuncios

Ninguna institución representa más el éxito del capitalismo global que Coca Cola. No conozco a nadie que no tome ninguno de sus productos. Incluso yo, que soy perverso e incoherente lo hago. Ha llegado a los rincones más lejanos del mundo y tiene una posición de privilegio en el mercado de las soft drinks incontestable. Todo esto se basa en un buen producto (o al menos en un producto deseable, mirad la cantidad de azúcar de una lata de cocacola en la informacion nutricional por curiosidad) y un marketing feroz por despiadado, pero basado en conceptos que podríamos calificar como “moñas”.
Todo esto viene porque buscando material para este blog, he recordado un spot de Coca Cola del 2011. No he podido evitar la tentación de criticarlo.
Todo comienza con “Whatever”, de los Oasis cantado por un grupo de niños. Después nos dicen unos serie de datos basados ​​en un supuesto estudio que viene a decir que por cada tanque fabricado en el mundo se fabrican miles de peluches. Continúa con una escalada de lugares comunes del “panfilismo” (crisis, corrupción, amor, miedo, fronteras, felpudos, Google, etc ..). Todo termina con el mensaje de que tenemos razones para creer en un mundo mejor. Y, como no, con una Coca Cola.
¿Qué nos quieren decir? Naturalmente, nadie se cree que por comprar cocacola se solucionarán los problemas del mundo (obviamente, sólo los de Coca Cola). Lo que quieren es, como Endesa en el post anterior, crear una buena “imagen de marca”. Es decir, asociar conceptos positivos con su nombre. Siempre han basado sus campañas en el sentimentalismo barato, ¿recordáis “la chispa de la vida”? Pero con esta, rizaron el rizo.
Lo ridículo es el mensaje de que “los malos” que fabrican armas y tanques, arruinan paises, construyen muros y dan malas noticias pueden ser derrotados por “los buenos” (consumidores) donando sangre, fabricando peluches, poniendo felpudos solidarios y …haciendo niños !!! ¿No sería más eficaz quitarles el poder y el dinero a esos “malos” para redistribuirlo?
Lo que no dicen es cosas como “Por cada lata de Coca Cola que tomas … 40 gramos de glucosa pura machacan tu páncreas” o “Por cada spot de Coca Cola que emite la TV … un sindicalista de las fábricas de la compañía en Colombia es asesinado.
Efectivamente, tenemos razones para creer en un mundo mejor. La esperanza es que el capitalismo que representa Coca Cola desaparezca.
Para terminar, un comentario que vi en la página de youtube que tiene el video: “PORNO obtiene más resultados en Google que AMOR y MIEDO”.

Tradicionalmente, la publicidad no ha pretendido nunca dar grandes mensajes ni difundir ideologías (eso es tarea de la propaganda). Sólo pretenden que consideremos la posibilidad de dar nuestra pasta al anunciante en vez de a su competencia. Pero gradualmente ha ido apareciendo en los medios un nuevo tipo de spot que va más allá. Que lo que quiere vender es “imagen de marca”. O lo que es lo mismo, vender humo. El spot que nos ocupa ha tomado este camino hasta llevarlo al paroxismo.

Todo empieza cuando un pollopera, ingeniero informatico, nos dice que algunos malvados personajes le dijeron que era imposible echar unas canastas con baloncestistas profesionales en plena calle. Afortunadamente, se planteó estar allí, confió en ello y… lo consiguió!!! En ese momento, alguien desde un monitor afirma que “esa es la actitud”. Y luego llega la frase lapidaria, la que me ha empujado a escribir esto: “Estoy convencido; las cosas son posibles. Sin duda!!!”.

Al terminar, nos dicen el nombre de la gente que se ha gastado un dineral en grabar y pagar para que se emita esta joya de la filosofía kitsch (si es que tal cosa existe). Al parecer, es una compañía que comercia con luz, gas y con personas. Espero que el kilo de persona cotice últimamente a la baja en el mercado energético, porque este mes ando corto de pasta debido al sostrazo de los recibos de la luz y el gas.

Este spot me ha planteado un montón de preguntas y pocas respuestas. En primer lugar, ¿Quiénes son los desgraciados que se dedican a arruinar las ilusiones del chaval? ¿Es que no se dan cuenta que como no va a encontrar curro se tiene que dedicar a jugar al basket en la calle? En segundo lugar (y sabiendo que el colega fue elegido en un casting) ¿Por qué le eligieron a él? ¿Por ser joven y tener título universitario, y así poder dar una imagen guai? En tercer lugar ¿Cual es la actitud correcta según los que aparecen en el monitor? ¿Presentarse a un casting para salir en la tele y entrar en el show business? ¿Confiar ciegamente en que la providencia hará que seas tú el elegido en el casting? Y además ¿Por qué no aparecen en el spot los testimonios de los fracasados que no superaron el casting en plan “La experiencia me dice que no todo es posible”?

Y, por supuesto, la gran pregunta: ¿Qué cosas son posibles, sin lugar a dudas? ¿Todas? Por ejemplo, ¿Es posible que las energéticas renuncien a sus beneficios (ir a la seccion “sala de prensa” de su web corporativa) para que los ciudadanos pasemos mejor esta crisis? ¿Es la grandilocuencia vacía un valor en alza en el mundo corporativo en el que viven los máster-en-marketing-con-iphone que han parido esta chorrada?

ACTUALIZACION:

Pocas horas después de insertar este primer post, leo en la columna de Josep Ramoneda en el diario ARA del 21/10/2012; “No hay nada más destructivo para la sociedad que la idea de que todo es posible. La razón que cada uno encuentre para definir los límites de lo que es posible es una opción personal. Lo que no es admisible es que se le imponga  a los demás.” Lo dice en el contexto de un debate sobre tolerancia y religión, pero creo que es extrapolable al tema que nos ocupa. Me parece que Pascual necesita más Ramoneda y menos ACB.