Tradicionalmente, la publicidad no ha pretendido nunca dar grandes mensajes ni difundir ideologías (eso es tarea de la propaganda). Sólo pretenden que consideremos la posibilidad de dar nuestra pasta al anunciante en vez de a su competencia. Pero gradualmente ha ido apareciendo en los medios un nuevo tipo de spot que va más allá. Que lo que quiere vender es “imagen de marca”. O lo que es lo mismo, vender humo. El spot que nos ocupa ha tomado este camino hasta llevarlo al paroxismo.

Todo empieza cuando un pollopera, ingeniero informatico, nos dice que algunos malvados personajes le dijeron que era imposible echar unas canastas con baloncestistas profesionales en plena calle. Afortunadamente, se planteó estar allí, confió en ello y… lo consiguió!!! En ese momento, alguien desde un monitor afirma que “esa es la actitud”. Y luego llega la frase lapidaria, la que me ha empujado a escribir esto: “Estoy convencido; las cosas son posibles. Sin duda!!!”.

Al terminar, nos dicen el nombre de la gente que se ha gastado un dineral en grabar y pagar para que se emita esta joya de la filosofía kitsch (si es que tal cosa existe). Al parecer, es una compañía que comercia con luz, gas y con personas. Espero que el kilo de persona cotice últimamente a la baja en el mercado energético, porque este mes ando corto de pasta debido al sostrazo de los recibos de la luz y el gas.

Este spot me ha planteado un montón de preguntas y pocas respuestas. En primer lugar, ¿Quiénes son los desgraciados que se dedican a arruinar las ilusiones del chaval? ¿Es que no se dan cuenta que como no va a encontrar curro se tiene que dedicar a jugar al basket en la calle? En segundo lugar (y sabiendo que el colega fue elegido en un casting) ¿Por qué le eligieron a él? ¿Por ser joven y tener título universitario, y así poder dar una imagen guai? En tercer lugar ¿Cual es la actitud correcta según los que aparecen en el monitor? ¿Presentarse a un casting para salir en la tele y entrar en el show business? ¿Confiar ciegamente en que la providencia hará que seas tú el elegido en el casting? Y además ¿Por qué no aparecen en el spot los testimonios de los fracasados que no superaron el casting en plan “La experiencia me dice que no todo es posible”?

Y, por supuesto, la gran pregunta: ¿Qué cosas son posibles, sin lugar a dudas? ¿Todas? Por ejemplo, ¿Es posible que las energéticas renuncien a sus beneficios (ir a la seccion “sala de prensa” de su web corporativa) para que los ciudadanos pasemos mejor esta crisis? ¿Es la grandilocuencia vacía un valor en alza en el mundo corporativo en el que viven los máster-en-marketing-con-iphone que han parido esta chorrada?

ACTUALIZACION:

Pocas horas después de insertar este primer post, leo en la columna de Josep Ramoneda en el diario ARA del 21/10/2012; “No hay nada más destructivo para la sociedad que la idea de que todo es posible. La razón que cada uno encuentre para definir los límites de lo que es posible es una opción personal. Lo que no es admisible es que se le imponga  a los demás.” Lo dice en el contexto de un debate sobre tolerancia y religión, pero creo que es extrapolable al tema que nos ocupa. Me parece que Pascual necesita más Ramoneda y menos ACB.

Anuncios