Archivos para el mes de: noviembre, 2012

Un buen amigo me ha hecho llegar el video que acabáis de ver. Es muy bueno porque es nefasto. De hecho, no creo que encuentre nada mejor en mi búsqueda de publicidad perniciosa. Está tan pasado de rosca que me ha costado mucho escribir el post que lo comente.
En el Decamerón se cuenta la historia de cómo el caballero Guiglielmo Borsiere cambia el modo de vida avaricioso del rico mercader genovés Herminio de los Grimaldi. Al parecer, el snob millonario quiso que el caballero Guiglielmo, que había visto bastante mundo en una época en la que no existía Ryanair, le contase algo visto en sus viajes y que él no conociese, para mandar pintarlo en su mansión. El noble caballero, sin cortarse in pelo, le espeta que “la cortesía”. La historia termina cuando el avaricioso señor, que podría protagonizar el anuncio de CajaMadrid, se le cae la cara de vergüenza y se convierte en una persona justa y generosa para el resto de sus días.
Me viene a la cabeza esta historia al ver el video mientras pensaba cómo es posible que la gente vea esto y siga teniendo la pasta en Bankia. ¿Es que no ven a dónde conduce el capitalismo que nos imponen? ¿Qué estarán haciendo ahora los potenciales clientes de Bankia que aparecen en el spot? ¿Siendo deshauciados por no poder pagar la ampliación de hipoteca para la cirugía estética o “la segunda o tercera luna de miel”?
Y lo que es más importante. ¿Dónde está hoy en día Guiglielmo Borsiere, que con una sola frase hizo caer del burro al Rodrigo Rato del siglo XIV? ¿Qué acúmulo de desgracias hace falta para que la gente deje de votar al PPSOE?

Carrera popular Valencia.

Más cultura !!!

Este fin de semana se celebra en Valencia la maratón popular. Lo de popular es porque participa la gente, no por que corra Rita. El caso es que parece ser que este año hay récord de participacion, tanto en la maratón como en los 10.000 m. Un montón de gente parece que ha adquirido hábitos saludables, y eso es bueno.
Como la cosa está tan chunga, la carrera necesita patrocinios para poder salir adelante. Este año, una compañía de seguros se encarga de ello. Hasta aquí todo normal. Es bueno que los corredores tengan alguna ayuda para material deportivo y soporte durante la carrera por parte de quien quiera hacerlo y obtener notoriedad pública a cambio. Ahora empiezan los peros.
Como todos sabéis, a los fachas les incordia mucho que se ponga en duda todo lo que ellos consideran que deben ser dogmas inamovibles. Ya sabéis, “… hemos vivido por encima de nuestras posibilidades”, “… la gestión privada es mejor que la pública”, etc. Y en este caso, también se van a cabrear si les dices que te parece mal el lema de la carrera; un rimbombante “Cultura del esfuerzo y el trabajo”.
El caso es que me parece muy bien que la gente se esfuerce en su trabajo. De hecho, yo procuro hacerlo en el mío. Lo que pasa es que este lema me suena a lo que el periodista Antonio Baños llama “capitalismo de adhesión” (ver los comentarios al primer post de este blog). Es esa idea de que “entre todos salimos de esta”, es decir, la única forma de salir de la crisis es trabajar más y cobrar menos. Si todos (menos los ricos y poderosos) renunciamos a parte de nuestros derechos, se solucionarán todos los problemas. Suena tan sutilmente a chantaje que no puedes estar en contra ¿no os parece?.
Para acabar con el paro, ¿no sería más lógico repartir el poco trabajo que hay en vez de hacer que la gente trabaje más?. ¿Por qué no han elegido como lema “Cultura de la retribucion justa en el trabajo” o “Cultura de subir los impuestos a los ricos” o “Cultura de la cadena perpetua para evasores fiscales“?
Además está el tema del uso dionisíaco que se hace hoy en día de la palabra cultura, aplicada a cualquier actividad humana a la que se le quiera dar una pátina de prestigio, como cultura del vino o cultura empresarial. ¿No les hubiese valido un lema en plan “Seguros para gente que se esfuerza y trabaja” o algo así?
En fin, como si lo viera. Detrás de toda esta campaña hay un pijo que se cree algo porque hizo un máster en una escuela de negocios. Alguien que en una reunión con altos directivos propuso “¿Por qué no asociamos los conceptos esfuerzo y trabajo duro a nuestra marca?”, y le dijeron que sí.

“Me gusta el trabajo: es fascinante. Puedo sentarme y mirarlo durante horas.”
Jerome K. Jerome