Un buen amigo me ha hecho llegar el video que acabáis de ver. Es muy bueno porque es nefasto. De hecho, no creo que encuentre nada mejor en mi búsqueda de publicidad perniciosa. Está tan pasado de rosca que me ha costado mucho escribir el post que lo comente.
En el Decamerón se cuenta la historia de cómo el caballero Guiglielmo Borsiere cambia el modo de vida avaricioso del rico mercader genovés Herminio de los Grimaldi. Al parecer, el snob millonario quiso que el caballero Guiglielmo, que había visto bastante mundo en una época en la que no existía Ryanair, le contase algo visto en sus viajes y que él no conociese, para mandar pintarlo en su mansión. El noble caballero, sin cortarse in pelo, le espeta que “la cortesía”. La historia termina cuando el avaricioso señor, que podría protagonizar el anuncio de CajaMadrid, se le cae la cara de vergüenza y se convierte en una persona justa y generosa para el resto de sus días.
Me viene a la cabeza esta historia al ver el video mientras pensaba cómo es posible que la gente vea esto y siga teniendo la pasta en Bankia. ¿Es que no ven a dónde conduce el capitalismo que nos imponen? ¿Qué estarán haciendo ahora los potenciales clientes de Bankia que aparecen en el spot? ¿Siendo deshauciados por no poder pagar la ampliación de hipoteca para la cirugía estética o “la segunda o tercera luna de miel”?
Y lo que es más importante. ¿Dónde está hoy en día Guiglielmo Borsiere, que con una sola frase hizo caer del burro al Rodrigo Rato del siglo XIV? ¿Qué acúmulo de desgracias hace falta para que la gente deje de votar al PPSOE?

Anuncios