Soy un fan incondicional de Los Simpsons. Me parece lo mejor de toda la historia de la television. O al menos de la que yo he visto.

Ante la imposibilidad de combatir este capitalismo que nos conduce a la nueva edad media, solo cabe la actitud que intuyo en los guionistas de la serie. Una especie de escepticismo cachondo, al estilo beatnik, pero divertido en vez de snob. Guionistas que por cierto, son parte de la elite intelectual americana. Casi todos ellos vienen de las más prestigiosas universidades, especialmente Harvard (Richard Appel, J. Stewart Burns, David X. Cohen, Kevin Curran, Greg Daniels, Dan Greaney, Al Jean, George Meyer, Bill Oakley, Conan O’Brien, Jon Vitti, Matt Warburton).

No hay aspecto de la vida que no toquen habitualmente; la ciencia, el arte, la medicina, la literatura, el cine, la política, el alcoholismo, la violencia, la religión… y (como no) la propia TV y la publicidad.

Hace pocos días pusieron en A3 el capítulo en el que la escuela de primaria se arruina y tienen que venderla a una empresa que está desarrollando un juguete (el muñeco Funzo) para venderlo en Navidad. En un momento determinado, Lisa y Bart ven por television el spot del muñeco.

Es imposible resumir en tan pocos segundos el escalofriante descaro con el que las jugueteras pretenden comerle el coco a nuestros hijos. Es una leccion de consumismo rápido que finaliza con la hilarante (y a la vez estremecedora) frase “Si no tienes un Funzo, no eres nada !!!”. Cualquiera que haya visto algo de TV en horario infantil estas navidades pasadas sabe de qué hablo.

“Facts are meaningless. You could use facts to prove anything that’s even remotely true.”
Homer J. Simpson

ACTUALIZACION:
Como podeis comprobar, Youtube ha tenido la amabilidad de bloquear el video porque contiene material protegido por derechos de autor: Sic transit gloria mundi.

Anuncios