Leo en el periódico que el anuncio televisivo de una compañía que fabrica máquinas de hacer bebidas gaseosas en casa ha sido censurado. Imaginaba que saldrían escenas violentas o sexuales, pero la realidad es que lo único que aparecían eran botellas de refrescos explotando. Nada del otro mundo.
Entonces ¿Por qué ya no se puede ver en TV? Pues porque CocaCola y Pepsi no quieren. Así de simple. Las compañías que crearon el concepto de capitalismo global temen que se les acabe escapando parte del negocio.
La verdad es que se trata de una maniobra bastante torpe, porque si no lo hubiesen censurado, no me habría enterado en la vida de la existencia de tal producto. Que, por cierto, puedes comprar en españa (o por internet) sin ningún problema. He buscado en Google y he visto que por 49€ puedes tener el kit completo: la maquina, una bombona de 60 litros de CO2 y una botella con concentrado. Puede que los fabricantes sean igual de hijos de … que CocaCola, pero merece la pena aportar un grano de arena para hacerle daño a “los malos de siempre”. Además de la satisfacción que da tomar algo preparado por uno mismo.

Anuncios