La verdad es que no recuerdo ningún anuncio anterior de universidades privadas. Estoy seguro que los ha habido, pero no recuerdo ninguno. El que os traigo hoy está todavía en emisión.

Hasta hace no mucho, ser un facha estaba mal visto. Y en ciertos ambientes, lo sigue estando. El problema es que cada vez es más difícil saber qué es un facha y sobre todo, quien es un facha. En muchos post de este blog he expresado mi opinión de que un liberal es un facha ateo. Una persona que intenta conservar algún tipo de privilegio, por ridículo que sea, disfrazándolo de igualdad y libertad (libertad de empresa, libertad de culto…). Y ¿por qué está dejando de estar mal visto? Pues porque los fachas han puesto un gran esfuerzo en crear una especie de “orgullo facha” y mantener alta la moral de la tropa. Este concepto se materializa, entre otros, en González Pons. Un tipo con un ego de dimensiones galácticas y una actitud chulesca bastante estudiada, creada para que el mesetario* promedio se sienta tranquilo.

¿Y a qué viene todo esto si el spot es de una universidad? Pues porque pensaba cuáles pueden ser las razones por las que alguien monta algo tan complejo y caro como una universidad. Sólo se me ocurren dos: Como negocio o como método para crear una sociedad a la medida de alguna ideología. Por eso, hasta hace poco, las universidades privadas estaban en manos de la iglesia.

Desconozco quién hay detrás de esta universidad, pero me cuesta creer que algún inversor lo considere un buen negocio. Ergo, esta universidad ha sido creada para fabricar personajes como los que aparecen en la web que han ideado los cerebros de marqueting de esta institución. Se llama hablemos de tu mejor yo. Y en ella aparecen (en el momento de escribir estas lineas) un enfermero de cirugía cardíaca infantil, un reportero de guerra, una arquitecta emigrada a Francia, una ingeniera de proyectos, un entrenador de gimnasia y un… “gerente de control de gestión”, concepto que se contiene a sí mismo en un bucle infinito (gerente de gestion) y que debe de ser una especie de sumo sacerdote del lameculismo.

Unos tipos que han conseguido “la mejor versión de si mismos”. En definitiva, una pandilla de bienpensantes con un buen curro y superprestigio. Nada de contestatarios. Todo carreras técnicas. Todo orientado al mercado (ora pro nobis). Aquí no podrás estudiar ni filosofía ni ciencias exactas. Para eso, vete a la universidad de la chusma y del populacho, la pública.

Por último, comentar una de las mejores frases del spot: “la mejor versión de ti mismo capaz de conseguir lo que estás soñando”. Espero poder estudiar en esta universidad para poder conseguir mi sueño: Una universidad pública y de calidad para mis hijos.

La universidad enseña, pero no desasna.
Francisco de Quevedo

* cuando digo mesetario me refiero a ese tipo de Zamora o Valladolid que lee La Razon, escucha la COPE, veranea en Benidorm, llora con “la roja” y le pone a sus hijos nombres como Pelayo o Gimena.

Anuncios